Una buena elección

0 Posted by - 29 agosto, 2014 - Danza

El artista debe ser un individuo plenamente desarrollado, con total comprensión y sentimientos. Vendrá el tiempo en que tengas tu lugar en el escenario. Aprende bien con el propósito de cultivar esta capacidad de sentirte a ti mismo en el contexto de la obra. No hay esperanza al intentar hacer buenos actores a partir de un material malo.” Konstantín Stanislavski 

Por Cynthia A. M. Shmulkovsky

Con el paso del tiempo las cosas cambian, nuestro entorno se vuelve distinto, las personas a nuestro alrededor no son las mismas e incluso nosotros también pasamos por una o más transformaciones. Desde lo general que parece lejano aún cuando lo vivimos día a día como el cambio climático, las crisis económicas o la cantidad de basura en la calle hasta lo particular y cercano como la boda de una prima o el nacimiento de un sobrino, observamos cambios que nos hacen aprender e ir ganando experiencia en todos sentidos. Cada acción tiene una reacción y las decisiones que vamos tomando a lo largo de nuestra vida irán una detrás de la otra formando una cadena de la que nos percataremos hasta llegar a lo que buscamos.

En el caso de la danza sucede lo mismo, desde el primer momento se debe tomar en cuenta qué es lo que quiero. Puede comenzar como un pasatiempo, una forma de mantener la salud o simplemente por diversión para después ir tomando otro rumbo hacia algo más formal como lo es estudiar una licenciatura.

Si tu decisión fue hacerlo por pasatiempo, no olvides que debes poner atención a que escuela o academia asistes pues lo primero es no lastimar tu cuerpo para que puedas seguir desarrollándote con salud.

Si decidiste avanzar por el camino de lo formativo (y aún cuando sólo es por gusto debes considerar investigar sobre esto), toma en cuenta que es muy importante investigar sobre la escuela a la que te gustaría entrar: qué materias ofrecen? Cuál es la duración de la carrera? Quiénes son los maestros? A qué se dedican y además de estar en la escuela, tienen otro tipo de proyectos? Cuáles son? Éstas y muchas más preguntas son las que se formulan a partir de tener en la mira un objetivo pues de eso dependerá nuestra etapa formativa y que mejor que encontrar algo que nos funcione y nos dé las herramientas necesarias para desarrollarnos en el mundo de la danza.

Si ya estas llevando a cabo tu formación dancística, es importante que tengas la mente abierta y que consideres que no basta sólo con tomar clases de técnica, se debe complementar el aprendizaje con otras disciplinas físicas y artísticas que nos permitan desarrollarnos como bailarines intérpretes y no sólo como ejecutante. No debemos dejar de lado la parte teórica e intelectual de la danza, pues si bien la gran parte del tiempo nuestro instrumento principal es el cuerpo, la mente lo domina y si no buscamos alternativas para desarrollarla nos estaremos convirtiendo en lo que el público en general opina de los bailarines (aún sin conocernos): “los bailarines piensan con los pies”.

Al obtener una mayor amplitud en nuestro proceso obtenemos mayores retos y alcances, lo que a su vez nos lleva a establecer metas más claras, concretas y elevadas no solo para un ciclo escolar a corto y mediano plazo sino para lo que queremos hacer con nuestra profesión.

Cualquiera que haya sido la decisión que tomaste, haz una reflexión para saber si es lo que realmente quieres y considera que te debe hacer sentir bien para poder realizarla a plenitud. Cada persona es diferente, por lo tanto los procesos también son diferentes así como los resultados que vas alcanzando. No  te compares, confía en ti y en tu trabajo que de eso dependerá mucho de lo que puedas llegar a lograr.

Siempre lo supe aunque hay cosas que no imaginé que podían suceder. Muchas veces caí, las mismas que me levanté, escuché tantas veces la monosílaba “no” que la sentía mi segundo nombre. Para muchos fracasé, cometí errores irreparables pero nunca paré, jamás me detuve y muy a mi manera sigo tocando las puertas de la danza…

No comments

Leave a reply