Un día para agradecer

0 Posted by - 20 agosto, 2014 - Danza

Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.” Pitágoras.

TEXTO: Cynthia A. M. Shmulkovsky

Año con año se celebra en México el 15 de mayo, un día especial para los maestros pues ven reconocido su esfuerzo y trabajo de todos los días. Maestro no es sólo aquel que estrictamente estudio una maestría, lo es también quien educa y da formación a través de sus conocimientos y experiencia. Una flor, una manzana, una taza, una pluma, una carta, un abrazo o un regalo, les hacen saber que algo están haciendo bien pero para ellos el mejor de los presentes es que algo de sus enseñanzas se queden en los alumnos y que así poco a poco sean entregados a las nuevas generaciones.

Regularmente agradecemos a nuestro maestro(a) de matemáticas, español, historia, literatura, biología o de alguna materia académica pero no debemos olvidarnos de nuestros maestros de danza pues son ellos quienes nos conocen aún cuando pensamos que no, son ellos quienes con su sensibilidad aportan gasolina a nuestro motor para seguir bailando, son quienes con disciplina e incluso con regaños hacen de nosotros mejores bailarines. El agradecimiento siempre debe estar presente pues aún cuando creemos que nos hacen mal cuando nos gritan o corrigen poco a poco iremos entendiendo el por qué de sus acciones.

De pronto olvidamos que antes de ser maestros también son personas, que intentan hacer de nosotros una mejor versión de ellos, corregida y aumentada para crear un sustento más fuerte y práctico para nuestra vida profesional individual y profesional en el gremio.

Hay maestros que marcan no sólo nuestra formación y carrera, sino que también son un pilar en la formación de otros bailarines que en poco tiempo serán nuestros alumnos, qué caso tendría aprender si no podemos compartir nuestro conocimiento? Es por eso que las cosas que hoy no entendemos, el día de mañana tendrán una mejor claridad y que de aquella corrección que nos hizo llorar o enojar sólo tendremos el recuerdo pero eso sí, una gran lección aprendida que esa persona que estuvo frente a nosotros nos hizo alcanzar.

Así que este próximo día del maestro agradezcamos no sólo a aquellos que tenemos la fortuna de tener en un salón de clases y que todavía son capaces de seguir enseñando, recordemos también con mucho cariño y agradecimiento a quienes dieron su vida a la enseñanza para hacer de cada grupo una mejor generación de bailarines y personas. GRACIAS SIEMPRE!

Para Armando García:

Una vez más constato que las personas se van pero sus enseñanzas se quedan. La semana pasada, durante todas las funciones de la gira hice los calentamientos de voz que él me enseñó  y aún sin saber que pasaría, en la distancia agradecí lo que aprendí.

Tengo recuerdos gratos y otros que se han convertido en algo especial por los regaños y palabras que en esos momentos creí dolorosos.  Infinidad de frases que lo definen, de movimientos y expresiones que se quedan marcados en la memoria. 

Cuantos personajes inventé por tarea de usted! Y cada uno haciéndonos pasar del llanto a la risa y viceversa, aquel personaje que estaba condenado a pena de muerte y con el que sin saberlo le arrancaría una lágrima.

Estuvo de pie y luchando hasta el final como los grandes guerreros y de la misma forma será recordado a través de los que nos quedamos aquí para poner en la danza un poquito de ficción real que a su lado aprendimos a hacer.

Maestro, estas palabras van marcadas en muchos de nosotros: “Si vas a hacer algo, hazlo con huevos cabrón”. 

Que en donde quiera que esté reciba siempre la luz de los que nos quedamos haciendo de esta vida la mejor obra de teatro.

Q.E.P.D.

No comments

Leave a reply