Soy bailarín(a)

0 Posted by - 20 agosto, 2014 - Danza

  Es inevitable que la lucha lo endurezca a uno. Pero es malo perder las ilusiones. Es malo que los métodos nos hagan olvidar los fines.” Mario Vargas Llosa.

TEXTO: Cynthia A. M. Shmulkovsky

Todo comienza como un gusto: disfrutas bailar.

Poco a poco se va convirtiendo en un hobbie, una actividad que practicas porque disfrutas hacerlo, sin darte cuenta te vas sumergiendo en ella y pasa como en la mafia italiana: mientras más dentro te encuentres menos podrás salir. Estamos frente a una de las profesiones más celosas que existen: la danza.

Tu cuerpo es tu instrumento de trabajo, tu carta de presentación y tu curriculum vitae. Quien te mire bailar podrá darse cuenta del potencial que tienes aún sin conocerte. Es por eso que mientras más preparados (física y mentalmente) estemos tendremos un mayor rango de opciones laborales.

En nuestro país, poco se sabe y poco se habla de la danza entre las personas que no se dedican a ella o que no tienen un acercamiento. Es por eso que cuando conocemos a alguien o cuando nos reencontramos con alguna persona y sale a flote la pregunta “¿A qué te dedicas?”, orgullosamente decimos “Soy bailarín (a)” y de inmediato obtenemos como respuesta alguna cara de extrañeza o una respuesta no muy grata para nosotros.

Este sector de la sociedad cree que sólo “bailoteamos” y que no obtenemos nada a cambio, que nos moriremos de hambre y que jamás lograremos hacer “algo de nuestra vida”, piensan que de la noche a la mañana se logra ser bailarín, sin saber que es después de varios años de arduo trabajo, con esfuerzo, disciplina y pasión (entre otras cosas) que se van alcanzando objetivos poco a poco y sin embargo nunca dejamos de aprender. Tal vez al inicio de nuestra carrera escolar o profesional no nos moleste este tipo de comentarios o los pasamos inadvertidos, pero el problema viene después. Debemos tener presente que para bailar lo debemos hacer prácticamente en cualquier lugar pero no por ello debemos descender nuestro nivel dancístico o humano, son estas mismas personas las que en muchas ocasiones están a cargo de puestos en donde se anejan asuntos culturales y piensan que bailamos sólo por gusto y que no cobramos un peso, pero a pesar de hacerlo totalmente entregados, y sí, por supuesto hacerlo porque lo disfrutamos, también es una actividad que debe ser remunerada.

Es una profesión como lo son también la abogacía, ingeniería, medicina, literatura, arquitectura, etc. y ninguna vale más o menos que otra, simplemente son distintas formas de ver la vida y trabajar por un mayor bienestar.

En nosotros está el tipo de carrera que queremos, ya sea haciendo sólo “chambitas”, siendo “freelancer”, dedicándonos al “show”, siendo bailarín de tiempo completo o combinando cualquiera de las opciones anteriores entre muchas otras que existen, pues en todas se lleva a cabo un trabajo, un esfuerzo y una inversión no sólo de tiempo sino de conocimientos. Aprendamos primero a valorar nuestro trabajo para lograr que los demás también lo valoren y esto se logra a través de una constante lucha no sólo personal sino en general del gremio dancístico.

He llegado lejos, comencé con pasos pequeños y ahora me convierto en gigante…

No comments

Leave a reply