Sin callar

0 Posted by - 29 agosto, 2014 - Danza

…aunque pusieron en silencio a las lenguas, no le pudieron poner a las plumas, las cuales suelen dar a entender a quien quieren lo que en el alma está encerrado; que muchas veces la presencia de la cosa amada turba y enmudece la intención más determinada y la lengua más atrevida” Don Quijote.

Por Cynthia A. M. Shmulkovsky

El día transcurre normal, caminamos hacia los lugares que ya conocemos, a mirar las cosas que vemos todos los días, saludar a las personas de siempre y hacer las mismas cosas. De pronto algo sucede que nos hace cambiar de estado anímico, pasar de la alegría a la tristeza, enojo, preocupación o viceversa. Nos quedamos sin habla, en shock o simplemente se nos “lengua la traba” y ni siquiera nosotros entendemos lo que dijimos. Nos quedamos sin comprender qué es lo que nos  sucede y como si nada ocurriera nos tragamos esa emoción, la sentimos como nudo en la garganta, ojos cristalinos, dolor de estómago, temblor de cuerpo e incluso escalofríos.

Pasan los minutos, las horas y puede ser que también pasen los días y seguimos guardando esa emoción hasta que… Llegamos a clase de danza, qué pasa con nuestro cuerpo? Por qué se siente diferente?

La percepción que tenemos de nosotros mismos cambia, hay algo dentro de nosotros que nos hace movernos distinto, hacemos los mismos ejercicios pero de una forma diferente. Es justo ahí, en donde nuestro cuerpo puede decir todo lo que ha callado, en donde salen todas esas emociones frustradas y sucede porque en ocasiones no podemos decir todo con palabras, no sabemos como utilizarlas o simplemente no alcanzan. Necesitamos movernos para gritar lo que hemos callado.

Cada que comencemos un nuevo día, una nueva clase, una nueva amistad, una carta, un mensaje, una conversación, una llamada… cada nuevo inicio debe estar marcado por la experiencia que hemos acumulado, debe llevar nuestros recuerdos y lo que somos sin que éstos sean un obstáculo, debemos aprender a manejarlo, a vivirlos y revivirlos para así poder bailar todo lo que hemos callado y nunca pero nunca quedar en silencio.

Estar, no estar, permanecer, ser, buscar. Llegar a casa, no hay nadie, comenzar a llorar y darte cuenta que solo te tienes a ti, que en lo único que puedes confiar es en ti, que si te pierdes te tienes que encontrar, si lloras debes hacerlo para limpiarte no para sufrir, comenzar de nuevo, detenerte y seguir no puedes parar, no ahora, no ahora.

No comments

Leave a reply