Entender lo que se expone sin ser un snob

0 Posted by - 29 agosto, 2014 - Arte

Muy anteriormente había dictado un listado de consejos para visitar un museo, ahora será bueno que te enteres de una manera sencilla sobre en qué debes enfocar tus ojos cuando vayas a un espacio cultural.

Al entrar a la sala te encontrarás con las piezas en una disposición diferente según lo que se esté mostrando, si es obra bidimensional sobre mamparas, si es tridimensional sobre capelos y si es experimental-conceptual- #NoEntiendoNada es probable que estén colgadas del techo, a nivel de piso, saliendo de los muros de extremo a extremo, etcétera, etcétera , generalmente las piezas bidimensionales están en una disposición lineal y aburrida, aquí es donde la museografía toma una importancia fundamental en una exposición, pues un museógrafo es el encardado de organizar y diseñar la distribución y ubicación de las piezas dentro de una sala,  su trabajo está ligado con el curador, (ojo el curador no es como la madre Teresa de Calcuta), pues de el depende no sólo la calidad de lo que se muestra, sino que es el responsable de las exposiciones temáticas, es el que elige qué piezas se exhibirán y hasta se encarga de poner los títulos a las exposiciones.

‘Mientras más grande e importante es un museo más personas trabajan para realizar las exhibiciones’.

Pero si el museógrafo tomó un curso de a dos pesos y el curador le hizo compañía, se notará inmediatamente en la sala, una buen trabajo en equipo del curador y museógrafo hará que lo lineal deje de ser aburrido, las piezas pueden estar dispuestas por su color, por la técnica, por autores, temática o por su tamaño.

Antes de que decidas que camino tomaras para tú recorrido dale una leída al texto de sala, te será muy fácil ubicarlo y además te brindará información general sobre lo que se exhibe, que no te de flojera leerlo. Ya que decidiste por dónde empezar camina hacia cada una de las piezas (recuerda mantener la distancia),  mira individualmente cada una de ellas y no olvides que las cédulas que aparecen cerca de las piezas no son un adorno, en ellas podrás encontrar el título de la pieza, la técnica (los materiales con qué fue hecha), así como las dimensiones, el año de realización y lo más importante el autor.

Es recomendable que vayas de lo general a lo particular, tienes que descubrir que te gusta, que no, y porqué te llama la atención, es el color o las formas; es importante que mientras haces esto vayas descifrando lo que ves, porque cada uno de los elementos son como unos códigos brindados por el artista para que el espectador logré una lectura, la pieza no hablará por sí sola, ni pienses que vendrá a tomarte de los hombros y te dará de sacudidas  para hacerte entender su significado, tampoco es necesario que veas la pieza con luces infrarrojas para descubrir lo que está ‘oculto’, sólo tomate tu tiempo y observa detenidamente.

Si es muy complejo y no entiendes nada algo que te puede servir de ayuda es que conozcas un poco de historia del arte, no te asustes, tampoco tienes que hacer una maestría antes de ir al museo, bastará con dar una leída rápida al santísimo de Gombrich, otra cosa que puede funcionar, es conocer la biografía del artista, quiénes son sus referencias y en quiénes basa la investigación de su producción, todo esto te dará pautas para una mejor comprensión de lo que ves, recuerda, que si sabes más sobre el artista y en qué vanguardia se sitúa su obra, podrás comprender el contexto social e histórico y tendrás un panorama más amplio y la conceptualización de las formas te será un poco más fácil de descifrar, debes recordar que lo importante en el arte son precisamente todas las interpretaciones que se generan gracias a los espectadores, no tengas miedo, no hay manera de equivocarse.

No comments

Leave a reply