Pedro y el Lobo recomienda: Morphine

1 Posted by - 29 septiembre, 2014 - Música

Por: Santiago Narváez

Esta vez nos saldremos de la costumbre de hablar sobre un solo disco, para recomendar a un artista que hasta la semana pasada había permanecido oculto para todos nosotros. Por suerte, nuestro amigo y compañero Santiago Narváez se encontró un disco viejo, y sabemos que no hay mejor persona que él para ponerlo en palabras. A veces las cosas se tardan en llegar, pero cuando lo hacen es como si las conocieras de toda la vida.  Sin más… Santiago Narváez sobre Morphine.

—————-

Un bajo con dos cuerdas tocado con slide, una batería y dos saxofones, barítono y tenor. Eso es Morphine y suena increíblemente bien. En diez años, de 1989 a 1999, sacaron 5 discos que combinan el blues, jazz, riffs pesados de rock, y letras con influencia beat que unas veces cohabitan con Kerouac, Burroughs y Bukowsky, y otras son profundamente poéticas y con un corte existencial. Escuchar a Morphine se siente como ir en un coche en el desierto de madrugada, mientras estás teniendo una conversación densa en el asiento de atrás, con una amante, y con uno mismo y adelante no hay piloto, sin dirección, pero con la seguridad de que se está yendo a algún lugar. 

Mark Sandman no solía revelar quién era, qué estaba pensando, ni tampoco sus orígenes durante las entrevistas. Uno esperaría que se comportara así únicamente en las entrevistas, sin embargo con sus bandmates llevaba la misma relación, o una muy parecida. En una entrevista Dana Coley, saxofonista en Morphine y amigo de Mark Sandman de varios años antes, cuenta que un día Mark le regaló un saxofón para que lo tocara. Dana extrañado le preguntó sobre el origen del saxofón, y fue hasta entonces que se enteró  que solía ser de su hermano, y que había muerto varios años atrás.

Mark Sandman fue un tipo misterioso. Sin embargo, no es que no expresara lo que pasaba por su mente o lo que había vivido. Lo que no dijo en entrevistas o en las relaciones del día a día, lo expresó mediante su música. Las letras de Mark son impresiones de su vida. Una vida llena de pérdidas, vida de alguien que viajó por el mundo. Vida de muchas vidas, viviendo como pescador, taxista (en una jornada fue apuñalado en el pecho durante un asalto), constructor, fotógrafo y artista. Esta diversidad se nota. Hay letras íntimas que tratan sobre la dificultad de descubrirse al otro, de dejar el caparazón, letras sobre malas relaciones, que se tornan en posesión del otro. Otras hablan de cosas cotidianas: fiestas, viajes, la noche y los sueños. De hecho Morphine se llama así por Morfeo, y según Mark -entre bromas- porque la idea de formar la banda surgió de un sueño en donde fue mandado a formar la banda.

La relación entre los sueños y Morphine es profunda. En el folklore de europa del norte Sandman (arenero) es un personaje mítico que se encarga de producir el sueño en los niños, el equivalente a Morfeo. Según esta tradición Sandman arroja polvos mágicos a los niños que los van durmiendo. Cuando caen dormidos Sandman les cuenta historias que se convierten en los sueños. Al otro día el único rastro que deja el arenero son algunos granos de los polvos mágicos que se quedan en nuestros ojos como lagañas, y si logras acordarte, los sueños. Mark Sandman es dicho personaje mediante Morphine,  que con su música nos induce sueños, a veces densos y opacos, y otras veces sueños vívidos y brillantes como los más lúcidos.

Hay muchas canciones memorables de Morphine, he aquí una selección de mis favoritas y una  pequeña descripción/interpretación:

“The Night”

Es así como comienza el quinto y último álbum de Morphine que lleva el mismo nombre. Esta canción es una bellísima oda a la noche. Mark personifica la noche como una bella mujer, milagrosa, inexplicable e inalcanzable. Le da el nombre de Lilah, cuyo significado es belleza nocturna. Pero no es Mark quien le canta a la noche. La letra por un lado dice que la noche es  inalcanzable y no-conocida, sin embargo muestra un conocimiento profundo de la noche, sólo que no es un conocimiento cara a cara. ¿Y…? se estarán preguntando. Pues, es como si el día le cantara a la noche.

“You’re the night, Lilah. A little girl lost in the woods.

You’re a folk tale, the unexplainable…

… You’re a bedtime story. The one that keeps the curtains closed.
And I hope you’re waiting for me ‘cause I can’t make it on my own.
I can’t make it on my own”

“In Spite of Me”

Del álbum Cure For Pain. Éste fue el disco con el que Morphine empezó a ser conocido. “In Spite of Me” tiene un estilo musical diferente a lo normalmente esperado de Morphine. En esta canción no hay bajo, ni batería. Guitarras y mandolinas conversan mientras una vos suave susurrada y apenas cantando, le habla a alguien intentando no despertarlo mientras duerme.

“Good”

Primera canción de su primer álbum. Esta canción es  como una meditación, o mantra con la palabra good. La letra repite la palabra muchas, muchas veces. A lo largo de las letras  este sentimiento o búsqueda de los positivo se mantiene. En Cure For Pain la segunda canción, llamada buena también tiene un tema similar.

La carrera de Morphine termina en 1999 y los noventa terminan sin tres de los más grandes, si no es que los más grandes compositores dentro del rock: Mark Sandman, Kurt Cobain y Jeff Buckley. 

*Texto adaptado de www.unedited.com

No comments

Leave a reply