Hasta pronto coronela…

0 Posted by - 20 agosto, 2014 - Danza

¿Cómo está la escuela, cómo están los muchachos? Que no dejen de bailar, tienen que enamorarse de la danza, que la amen todos los días.” Guillermina Bravo

TEXTO: Cynthia A. M. Shmulkovsky

Uno nunca sabe en que momento sucederán las cosas, cuándo llegará la vida o cuándo llegará la muerte. Así sucedió el pasado 6 de noviembre, una noche con viento fuerte y frío, en la que sin pensar en lo que vendría sucedió lo inevitable,  falleció la bailarina y coreógrafa Guillermina Bravo quien no sólo vivió para la danza, también dejó un gran legado para la misma en México.

Aunque era un hecho que no se podía detener, nadie esperaba que a punto de cumplir 93 años de edad “la bruja” de la danza partiera. En su honor, se realizaron homenajes de cuerpo presente en el Centro Nacional de Danza Contemporánea, del que ella fue fundadora en la ciudad de Querétaro y en el Palacio de Bellas Artes, en el que destacó una presentación de alumnos de la Academia de la Danza Mexicana, quienes a pesar de no poder entrar al Palacio bailaron en la explanada de éste en homenaje a la coreógrafa.

Guillermina Bravo deja una gran historia de amor, dedicación y pasión por la danza y que sin duda su garra, entrega, empeño y lucha por tan noble arte quedan plasmados no sólo en el tiempo, también en los bailarines que a través de los años aprendieron de ella y que poco a poco han ido transmitiendo esos conocimientos que tanta falta hacen ya que sin sus aportaciones la danza en este país no seria lo mismo.

Muchas historias se cuentan sobre ella, sobre su personalidad y su forma de ser como maestra, muchos puntos de vista y opiniones. Sin embargo, ella supo ser siempre fiel a sus anhelos y a su lucha pese a todos los obstáculos que se encontró en el camino, descubrió la forma de llevar a cabo sus objetivos y realizarlos con éxito, ahora después de su partida quedarán las personas que estuvieron a su alrededor para continuar lo que ella inició.

Gracias maestra por abrir una brecha para la danza en México, por mostrarnos el camino de la lucha hacia la libertad de expresión de nuestra profesión, gracias por entregar su vida a la danza y enseñarnos cómo hacerlo.

Hay personas que sin conocerlas, las conoces. Sus nombres se vuelven historias, relatos, leyendas, puntos de partida y de referencia en vidas que ni siquiera ellos imaginaron llegar a tocar. Así es ella, “la bruja”, “la coronela” nos ha tocado a todos y nosotros llevamos una parte de ella que buscará tocar nuevas vidas…

No comments

Leave a reply